ESCUELA MATINAL DE NAZARET

El objetivo general del proyecto es incidir en la reducción del fracaso escolar a través de un apoyo socio-educativo centrado en los/as menores en riesgo de exclusión social de la Educación Infantil y Primaria del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados, que facilite el aumento del rendimiento educativo y la reducción del abandono temprano de la escolarización.

PROYECTO ESCUELA MATINAL DE NAZARET

 

Descripción

 

La Escuela Matinal de Nazaret es un servicio ejecutado de 8:00h a 10:00h en el Colegio Nuestra Señora de los Desamparados que brinda atención a 25 menores en riesgo de exclusión social de la Educación Infantil y Primaria (de 4 a 12 años), con el fin de evitar el fracaso escolar. Para ello, el proyecto incide sobre 4 ejes complementarios:

  • La satisfacción de las carencias alimentarias y de higiene básica previas al periodo escolar;
  • El desarrollo de actividades ludicas y deportivas que propician una mayor inserción en el entorno de aprendizaje;
  • Reuniones mensuales de asesoramiento y apoyo a las progenitoras/cuidadoras;
  • La realización de visitas diarias a la residencia de los/as menores absentistas;
  • Atención psicológica individual y colectiva a las personas usuarias.

La suma de estas actividades favorece en los/as menores un aumento del rendimiento educativo, la reducción del abandono temprano de la escolarización y, por ende, detiene de forma prematura los mecanismos generadores de la exclusión educativa.

 

Objetivos

 

El objetivo general del proyecto es incidir en la reducción del fracaso escolar a través de un apoyo socio-educativo centrado en los/as menores en riesgo de exclusión social de la Educación Infantil y Primaria del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados, que facilite el aumento del rendimiento educativo y la reducción del abandono temprano de la escolarización. Para ello, se plantean los siguientes objetivos específicos:

  • Incorporar hábitos de alimentación y higiene matinal adecuados previos al período escolar;
  • Favorecer una mayor integración en el ambiente educativo a través de la realización de actividades lúdicas y deportivas relacionadas con la cultura de la paz;
  • Reducir la deserción escolar por medio del servicio de “despertar” a los/as menores absentistas;
  • Orientar la participación de las madres/cuidadoras en el proceso de cuidado y educación de los/as menores;
  • Facilitar el proceso de comprensión y expresión emocional de las personas usuarias a través de la atención psicológica.

 

Personas beneficiarias y método de selección

 

El proyecto beneficia a menores procedentes de familias con graves carencias culturales, económicas, socio-afectivas y educativas. Muchas de ellas son familias monoparentales, en riesgo de exclusión social, sin empleo estable y dependientes de prestaciones sociales. En el referido contexto, el Colegio Nuestra Señora de los Desamparados se presenta en la mayoría de los casos, como la única intervención educativa en el ámbito de las personas usuarias. Esto, unido a una deficiente ocupación del tiempo libre, aumenta las posibilidades de exclusión y más concretamente del abandono de los estudios y el fracaso escolar.

El equipo directivo del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados selecciona a los/as beneficiarios/as entre los/as alumnos/as matriculados/as en la Educación Infantil y Primaria que presentan mayor nivel de ausentismo y/o bajo desempeño en las actividades escolares. Asimismo, se abre la oportunidad a que las propias familias soliciten el disfrute de este servicio, a través del ofrecimiento de una ficha de solicitud a los/as alumnos/as al final del curso escolar, que se debe presentar a la Secretaria del Centro y que se somete a una posterior valoración del equipo directivo.

 

Antecedentes

 

El barrio de Nazaret cuenta, en la actualidad, con una población aproximada de 7.000 habitantes, que sufrió un incremento acentuado en los últimos dos años. Este hecho ha sido provocado en gran medida por un progresivo proceso de degradación de la zona, que conllevó la instalación de una población en precaria situación social, conformada sobre todo por gitanos e inmigrantes. La convivencia entre estos colectivos resulta en una situación de riesgo latente. Por otra parte, la ubicación del barrio y su desconexión con el resto de la ciudad dificulta el intercambio de experiencias con otras realidades de la sociedad, ocasionando un empobrecimiento de las expectativas de futuro y un aislamiento de la población en un entorno en que predominan los conflictos sociales.

En el referido contexto, según los datos del Colegio Nuestra Señora de los Desamparados, el nivel de escolarización en Nazaret es uno de los más bajos de Valencia, con un porcentaje del 22% de la población sin estudios. Entre los principales factores identificados por el equipo directivo de la institución están el absentismo escolar, la desmotivación, la agresividad, así como la falta de valoración de la escuela como lugar de formación y desarrollo personal. Asimismo, el índice de fracaso escolar se revela uno de los más altos de la ciudad.

Por ello, el equipo directivo del Colegio detectó en 2012 la necesidad de atender a los/as menores de la Educación Infantil y Primaria que presentaban un bajo rendimiento educativo y un alto índice de ausentismo vinculados a contextos de vulnerabilidad social y desestructuración familiar, por lo que requerían de un apoyo y acompañamiento para prevenir el fracaso escolar. Se inició así en el curso 2013-2014 el proyecto “Escuela Matinal de Nazaret”, desarrollado en colaboración con la Fundación por la Justicia. En su primera versión – 2013-2014 –, el objetivo del proyecto se centraba en la satisfacción de las necesidades de alimentación y higiene matinales básicas de las personas beneficiadas. Sin embargo, se detectó un comportamiento conflictivo repetido entre los los/as menores como un reflejo de la violencia presente en su entorno. A tal efecto, a partir del curso 2014-2015 se implementaron actividades ludicas y deportivas relacionadas con la cultura de la paz bajo la supervisión de una psicóloga, de modo que, aparte de adquirir hábitos de cuidado de la salud y el bienestar, el enfoque del proyecto se amplió al establecimiento de relaciones afectivas satisfactorias, facilitando la integración de los/as menores en el ambiente de aprendizaje.

En su actual etapa de desarrollo, se constató que para reducir de manera efectiva el fracaso escolar es necesario un acercamiento al contexto familiar de los/as beneficiarios/as, razón por la cual se incorporaron dos nuevas actividades al proyecto: por una parte, la figura de un/a monitor/a despertador que se acercará a los hogares de los/as absentistas reiterados; y, por otra parte, la realización de reuniones mensuales de asesoramiento y apoyo a las madres/cuidadoras relacionadas con la organización de la vida cotidiana de cuidado y educación de los/as menores. En este sentido, se pretende ofrecer a los/as menores y sus familias las herramientas necesarias para buscar soluciones a los problemas que interfieren en el desarrollo educativo de manera más autónoma.

 

Presupuesto

 

Presupuesto